Blog

8 abril, 2017

Consejos para la compra de gafas de protección láser

Un láser es un instrumento de gran utilidad, presente en múltiples ámbitos, pero no exento de peligros y riesgos, muy particularmente para la vista. Es sabido que un láser puede causar la pérdida total o parcial de la visión incluso con potencias nominalmente pequeñas pero que son suficientes para dañar alguna de las partes que componen un ojo. En esos casos, se impone la compra de unas gafas de protección láser para la utilización de estos aparatos..

En consecuencia, la protección para láser, y de hecho cualquier protección para cualquier riesgo laboral, ha de ser tomada siempre con total seriedad y nunca como un mero trámite. Para ello hay que tener en cuenta estos consejos.

 

1.- Determine la necesidad de protección

Toda persona que trabaje con láseres Clase 3R o superiores necesita protegerse contra láseres, que son la Clase 3B y Clase 4. La Clase 1 no reviste ningún peligro y la Clase 2 es también segura en la práctica totalidad de los casos. La Clase del láser ha de estar descrita en un adhesivo amarillo en el chasis del dispositivo. Si no se conoce la clase o los parámetros de potencia del láser, no se habría de trabajar con ese equipo, o por lo menos suponer que es un Clase 4.

Etiqueta-Clase-Laser

En la etiqueta a veces no aparecen datos…

El trabajador que esté expuesto a láseres de clase 3R o superior

a.- necesitará equipos de protección individual (gafas de protección) o pantallas de protección.

b.- De haber presencia de un láser en un puesto de trabajo, el trabajador habría de estar informado de su presencia, de los riesgos que reviste y de la protección que requiere.

c.- Si bien la Clase es indicador de la peligrosidad del láser, y lleva parejas las medidas de protección que se han de tomar, no necesariamente informa sobre las características del láser.

...aunque a veces sí.

…aunque a veces sí.

 

Si no hubiera tal etiqueta, busque en las especificaciones técnicas en el libro de instrucciones del instrumento láser.

 

2.- Conozca el láser con el que trabaja

Para poder buscar la protección adecuada se ha de saber con qué láser trabaja y sus características, de lo contrario la protección adquirida bien puede ser muy superior a la requerida, o bien ser incompleta o peor, totalmente inútil. Unas gafas nunca sirven para todos los láseres.

Los datos que se necesitan para determinar la protección adecuada son en particular la longitud de onda, que determina el tipo de láser que se usa y la potencia, que determina su ‘fuerza’. Hay otros parámetros, como la forma de emisión del láser (onda continua o pulsado), la energía por pulsoancho de pulso, frecuencia, la aplicación, la distancia del operario a la fuente del láser, etcétera. En caso de aparatos de láser, además de la Clase, tendría que haber una etiqueta que indicase la potencia, la longitud, o bien los parámetros máximos de energía, tiempo y frecuencia. Esto, desgraciadamente, desaparece o se rompe con el tiempo o a veces no está.  Habrá una próxima entrada sobre esto.

Con los datos en la mano, es hora de buscar que gafas son las adecuadas. ¿A quién?

EYE HON Laser New York Application_small

3.- Busque consejo de profesionales y vendedores acreditados

No elija ningún tipo de artículo de seguridad si no tiene los conocimientos para ello. No asuma la responsabilidad de adquirir elementos de protección contra láser si desconoce el grado de protección adecuado que han de tener para protegerse debidamente. Los profesionales del sector le podrán asesorar.

Pueden ser técnicos en Protección de Riesgos Laborales con conocimientos de láser, bien los fabricantes/distribuidores de la máquina que usted utiliza y cómo no, los vendedores de elementos de protección. Ellos tienen los conocimientos –o acceso a ellos- y la profesionalidad para asesorarle en su compra, proporcionándole información fiable sobre las gafas adecuadas para su equipo, siempre que el usuario brinde los datos necesarios.

 

4.- Adquiera sólo modelos certificados

En la Europa comunitaria (UE) es obligatoria la compra de protecciones para láser que cumplan las normas EN207 o EN208. No valen modelos que se rijan por normas como la ANSI Z136.1 o la JIS pertinente.

De cara a una inspección laboral es IMPERATIVO tener material certificado, demostrable a partir de una documentación que el fabricante le puede entregar. Esta es otorgada por un laboratorio certificador independiente y son ellos quienes determinan el grado de protección de las gafas.

En esa certificación aparece el modelo en cuestión, el fabricante, el grado de protección y el laboratorio que ha realizado el ensayo, su sello y el sello CE

Gafas_Proteccion_Sello_CE

El sello CE: No todas las gafas lo tienen.

 

Si el vendedor no le puede proporcionar un certificado de ensayo de un laboratorio europeo de esas gafas, NO LAS ADQUIERA. Así de claro. Próximamente habrá un artículo sobre este tema.

 

5.- Lo barato sale caro

En temas de seguridad el precio no puede ni debe ser el principal ni mucho menos el único parámetro a la hora de elegir su protección. Uno de los motivos, aparte de los obvios, de ceñirse al precio es el desconocimiento de que le ofrecen los diferentes modelos.

El hecho es que cuando se desconoce casi todo de algo que hemos o queremos adquirir, el precio y la estética son los únicos baremos a los que nos agarramos: si no tenemos ni idea, buscamos el que nos cueste menos y sea más bonito. Esto es así con coches, ordenadores, móviles, incluso comida, y como no, protecciones para láser. Pero precio y estética no le van a proteger del láser. El grado de protección certificado de las gafas sí lo hará. 

Ha de elegir la protección para sus ojos y/o los de sus trabajadores de entre todas aquellas protecciones que cumplen -y que puedan demostrarlo- y a partir de ahí considerar todos los otros parámetros: precio, estética, servicio, disponibilidad, o lo bien que te caiga el vendedor. Pero la seguridad es lo primero.

Considerar las medidas de protección –sean para láser o cualquier otro campo- como un lujo y/o algo accesorio es una política de alto riesgo. Si bien unas gafas de protección tienen un precio que en ocasiones puede ser elevado, la pregunta es sencilla: ¿en cuántos euros valora su vista? ¿Cuál es el precio de sus ojos? ¿Y el de los ojos de su empleado? Seguro que más alto que el de las gafas.

 

Infórmese sobre las lineas de producto de protección laser a su disposición en este enlace.

Sin categorizar
About Recursos Láser

One Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *